Tú, tú mismo y Delilah. Firewatch


Imagina que algo tan sumamente traumático ocurre en tu vida que coges tus bártulos, los metes en una mochila grandota y te vas a vivir en medio del bosque, de la nada. Aquí parte el hilo argumental de una verdadera experiencia narrativa en forma de videojuego que os atrapará, emocionará, desesperará y absorberá a partes iguales. Y mucho más.

Firewatch (Campo Santo, 2016), como decimos, es toda una experiencia a nivel jugable que se desarrolla en el Parque Nacional de Shoshone, en Wyoming, EE.UU. Allí seremos Henry, un personaje de unos 40 años que intenta huír (o no) de su vida en la ciudad por motivos que ya conoceréis. Henry acepta una vacante del Parque Nacional como guarda forestal, a sabiendas que estará a varias horas por carretera de la civilización, pero era sin duda la desconexión, el silencio, la paz que necesitaba. Su único contacto humano será Delilah, una jefa coordinadora de guardabosques tan simpática unos días como cortante y existencial otros. Ambos se comunicarán a  través de un walkie-talkie. Y eso es todo. Y ahí estamos nosotros. 

Este planteamiento tan aparentemente sencillo da lugar a un espectacular desarrollo en el que, solos como el protagonista, nos enfrentaremos a sentimientos puramente humanos como la soledad, la culpa, la rabia o la impotencia, imbuidos en unos muchas veces anaranjados y semi-caricaturizados entornos gráficos que no por simples dejan de ser realistas y un apartado sonoro y musical excepcional que ahondará aún más en el vacío de nuestro personaje, que es también nuestro vacío. Porque Firewatch plantea este tema como pocas veces hemos visto, dando una importancia vital a la soledad, a la pérdida, entendida en cualquiera de sus sentidos, y a la incertidumbre que ésta provoca en el ser humano. Hay quien habla de una película jugable más que un videojuego indie por su concepción del todo narrativo, por su coherencia, por la maravillosa fotografía que os hará deteneros frente a sus paisajes a respirar y oír el viento, por la calidad de sus diálogos y sus voces (la voz de Delilah, por ejemplo, es la de la actriz Cissy Jones, famosa por dar voz a Elisabeth en Adr1ft o a Joyce Price de Life is Strange), pero se distingue de cualquier película porque aquí tomamos decisiones, aunque sea a través de un frío walkie-talkie, que repercutirán en el desarrollo de los posteriores diálogos. Si alguna vez habéis trabajado con un walkie-talkie, Firewatch os pondrá los pelos de punta por la fidelidad con la que está reflejado. Al fin y al cabo, es el elemento unificador de gran parte de lo que nos espera en el devenir de la historia.

Aunque, en mi opinión, la clave de lo que te va a hacer sentir Firewatch está basada en la gestión de la relación entre tú y Delilah según se vayan desarrollando acontecimientos, no hay que olvidarse de que harás mucho senderismo, escalarás y te deslizarás por rocas, atravesarás algún riachuelo, te orientarás con mapas, con brujulas, con señales, sentirás el calor sofocante del verano, verás las noches más estrelladas que te puedas imaginar, te verás a ti mismo trabajando en un parque natural con todo lo que ello conlleva, libros incluidos, e incluso, una vez acabado el juego, aún habrá una gran sorpresa final durante los créditos si juegas en PC, ya que Firewatch está también disponible para PS4 y XBOX one.

Vamos a dejarlo aquí por ahora para no revelaros absolutamente nada más, pero aquellos que juguéis tendréis muchísimas ganas de iniciar un debate filosófico, psicológico, moral y hasta afectivo al que estaremos encantados de entrar un poco más abajo, en la sección de comentarios. Ahí esperamos vuestras impresiones. ¡Siempre respondemos!

¿Aceptáis el trabajo en Shoshone?



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Los Sims 4 - De una a tres dimensiones

1 Second Everyday - Julio 2017

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Un linaje exitoso

Tips para viajar a París