John Denver, el Challenger y los 80

Foto: 7smgmt.com
Apenas llevaba un lustro en este planeta cuando mi mundo de peluches y coches en miniaturas se paralizó para no quitar ojo de algo que la vieja tele de mis padres contaba con ese halo mítico de las noticias impactantes de antaño. Por lo visto, una nave espacial había explotado y todos sus astronautas lo habían hecho con ella. Pasé ese día y los posteriores, esas semanas y las posteriores, mirando al cielo e intentando comprender con mis infantiles neuronas cómo había podido suceder algo así, y aquellos astronautas se convirtieron en parte de mi posterior niñez. Aquel accidente, obviamente, se le conocería para siempre como la tragedia del Challenger

Por aquel entonces, John Denver, ese cantante country, compositor y activista nacido casualmente en Roswell, grandísimo aficionado a surcar los cielos estadounidenses y consagrado dentro del panorama musical con más de una decena de discos y numerosos reconocimientos, era rechazado del proyecto "WeAre the World" por Michael Jackson y Lionel Richie porque su imagen no era acorde a la imagen pop que querían transmitir. Denver, quizás acostumbrado a ver y soñar nuestro planeta desde las alturas, siempre estuvo comprometido con las causas más humanitarias y ecologistas, siendo una de las figuras abanderadas del activismo emergente en aquellos años. Todo ello le llevó a realizar tareas tan diversas como liderar protestas contra la censura musical, viajar por toda África para colaborar con sus principales líderes en la erradicación del hambre, donar a fundaciones como la Cousteau Society lo recaudado con sus canciones más populares  o incluso ofrecerse a ser el primer artista norteamericano en más de una década en dar una serie de conciertos en la Unión Soviética con la intención de estrechar vínculos entre ambos, por aquel entonces, bloques. Era, sin lugar a dudas, un amante de la humanidad, de la naturaleza, del cielo azul, como plasmó en su vasta cantidad de temas acompañado por su inseparable guitarra.


Su gran pasión era volar (su padre era oficial de las fuerzas aéreas estadounidenses y batió varios récords de velocidad) y, en su afán por descubrir al mundo entero las maravillas del espacio exterior y su exploración, llegó a recibir condecoraciones de la NASA que normalmente estaban reservadas a ingenieros aeroespaciales. e incluso llegó a superar las pruebas de la propia NASA para ser el primer pasajero civil en viajar al espacio justo un año antes de que el Challenger estallara los sueños astronáuticos de toda una generación. Denver, como no podía ser de otra manera, escribió "Flying for me" una bellísima canción en memoria de los siete tripulantes del Challenger en general y de una de ellas en particular: Christa McAuliffe (de pie, segunda por la izquierda en la foto), profesora de secundaria que iba a ser el primer ser humano que impartiría clases más allá de los límites de nuestro planeta. Una canción que aglutina todos los sueños de las personas que, como aquel niño que jugaba con peluches y coches en miniaturas, creen en la humanidad a través de las estrellas. Denver murió algunos años después. El avión que él mismo pilotaba se estrelló contra el mar. El cielo y la tierra, la música y la protesta, la esperanza en el mundo de los 70 y 80. John Denver.  


 Vídeo: canal de Youtube de bluesky9763

Comentarios

Entradas populares de este blog

Meal prep 2

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Los Sims 4 - De una a tres dimensiones

Comida sana para toda la semana - Meal prep 1

1 Second Everyday - Septiembre 2017