Descubriendo(me) el mundo - vol. 2

¿Recordáis la primera parte de Descubriendo(me) el mundo? Pues hoy os traigo la segunda parte, llena de aventuras y viajes que pasan por 3 continentes diferentes, ¿te vienes a descubrirlos conmigo? 

Como ya sabéis, se trata de ver lo que hemos visto como algo extraordinario, a través de ojos de otras personas, pues muchas veces, el hecho de no tener fotografías impresionantes de los lugares que hemos visitado, nos hace pensar que no son tan magníficos como los lugares que visitan los demás. Por eso, estas entradas son una recopilación de imágenes e historias de los sitios en que yo misma he estado en mi vida, ¡porque mis viajes también molan! 

En mi anterior post de esta serie os contaba mis andaduras por Francia, Alemania, Andorra, Italia y Ciudad del Vaticano (¡sí, los países pequeños también cuentan!) y en este caso haremos un recorrido algo más variado.

Un fin de año diferente

El último día de 2008 lo pasé en Oporto con un buen amigo. Ambos nos quedamos sin plan para fin de año y se nos ocurrió comprar un vuelo de última hora, daba igual dónde, y celebrar esa noche por todo lo alto. Y así fue, Alain y yo brindamos en el centro de Oporto, rodeados de desconocidos, dando la bienvenida al nuevo año. Todo esto, por supuesto, después de un buen recorrido a pie por sus calles y las de Vila Nova de Gaia, probando sus deliciosas especialidades (la francesinha es uno de los platos de los que mejor recuerdo tengo de toda mi vida) y conociendo a sus gentes. 


Esta preciosa ciudad me enamoró completamente y me hizo querer conocer el resto de Portugal, algo que todavía tengo pendiente. 

Una gran fan de Michael Jackson

Acababan de sacar a la venta las entradas para el gran espectáculo de 50 noches, nada más y nada menos, que Michael Jackson daría en Londres y, como mi hermana es una gran fan, decidí que nos iríamos juntas a Londres y acudiríamos a una de esas noches increíbles en el O2 Arena. Me hice con un par de entradas, reservé el viaje y no le dije nada a mi hermana, quería darle la sorpresa cuando volviera de su fiesta de graduación. Estaba esperándola junto a la puerta cuando escuché en la televisión que Michael Jackson había fallecido esa misma noche. 

No voy a explicaros el sentimiento, porque supongo que podéis imaginar vosotros mismos lo que mi hermana y yo sentimos aquella noche, pero os contaré que finalmente hicimos ese viaje, visitamos el O2 y conocimos Londres. 


Londres, en aquel corto viaje, me impresionó. Recorrimos sus mercados, visitamos los monumentos más importantes y nos encantaron sus museos. En aquel momento, tampoco sabía que viviría y trabajaría allí unos años más tarde, y mucho menos que recorrería sus calles de nuevo con Tiantian, al menos un par de veces más.

Pero después de haber vivido allí, reconozco que no es de mis ciudades favoritas. Eso sí, no te aburrirás si estás allí: tienes miles de planes para hacer. Puedes desayunar en un puesto callejero, comprar antigüedades en un mercado, conocer a alguien de la otra punta del mundo, visitar una exposición de vestidos de cine, comer en un tailandés, dormir la siesta en uno de sus parques, subir al London Eye para ver toda la ciudad, tomar un té en cualquier esquina, conocer a Sherlock Holmes o a Jack el Destripador, investigar el Espacio desde el planetario, cenar en un restaurante indio y ver bailar flamenco antes de irte de pintas a un pub del centro. 

Antes de viajar a Londres, os recomiendo totalmente que busquéis planes gratuitos o low cost, pues si queréis vivir esta ciudad al ritmo que la vive un londinense, necesitaréis saber todos los trucos o llevar la billetera repleta de libras. 

Mi año musulmán

De nuevo fin de año y, también con muy buena compañía, me subí a un barco que me llevaría a Marruecos. Lucía y yo llegábamos, 22 horas después, a Tánger. 10 días más tarde, las dos queríamos quedarnos allí a vivir. Y, lo más importante, ¡había pisado África!


Desde el delicioso desayuno ofrecido en el hotel en que nos hospedábamos hasta las personas que conocimos en nuestra estancia, todo nos impresionó tanto que queríamos conocer más, más y más de su cultura, su religión, sus calles, su gente, su comida... ¡ay, su comida! ¡Qué delicia! 

Reconozco que, de todo el viaje, lo que más disfruté fue la comida. De hecho, hoy en día, mi plato favorito de todos los tiempos está reñido entre el cazón en adobo y la harira, una sopa de tomate con legumbres que tomé casi todos los días que estuve allí. 

Además de otros lugares preciosos, visitamos las Cuevas de Hércules, con estas impresionantes vistas: 


Tras esta visita a Marruecos, decidí conocer mejor su cultura y, de esta manera, poder hablar sabiendo de qué hablo cuando aparece en una conversación algún comentario ofensivo de alguien que ignora completamente esta cultura, algo que, desafortunadamente, es muy común. Así que decidí meterme de lleno y tener un año musulmán. Leí el Corán, aprendí algo de árabe, cociné a su manera, no comí cerdo, no bebí alcohol, intenté hasta el ramadán (no era fácil fuera del entorno apropiado para hacerlo, así que hay días que no lo cumplí totalmente) y traté de comprender, humilde y curiosamente, una cultura que me fascinaba. Me siento orgullosa de haberlo hecho, pues ahora me siento más cercana y un poco menos ignorante. 

Aventura transatlántica

Movidos por una emoción increíble al pensar que podíamos tener la oportunidad de pisar América (en caso de Tiantian, poner sus pies en Sudamérica), nos subimos a bordo de uno de esos enormes aviones de 3 filas, inmenso, en el que pasaríamos 13 horas volando sobre el Océano Atlántico. Lo cierto es que tras decenas de vuelos con Ryanair, se me hizo rarísimo volar tanto tiempo y tan cómodamente como en este viaje. Al llegar, estábamos en Buenos Aires, no lo podíamos creer. 


De hecho, nuestro hotel aparece en esta foto. Pasamos 10 días en la enorme ciudad argentina y caminamos todo el tiempo de barrio en barrio, sorprendiéndonos en cada paso. Visitamos la Bombonera y el Monumental, sus mercados y callejuelas... ¡todo lo que pudimos! Y, además, encontramos un gran amigo, Domingo, que nos hizo ver que cada persona está puesta en nuestra vida por una razón, de una manera casi mágica. 

Gracias de nuevo por acompañarme en el recorrido por mis propios viajes y, como siempre, estad atentos, ¡aún quedan muchos lugares por recorrer!

Podéis compartir con nosotros vuestras propias experiencias y viajes tanto por email como en redes sociales. Estaremos encantados de conocer vuestros lugares favoritos ^^

Comentarios

  1. Me gusta cómo cuentas esos súper-viajes, entrando pero sin entrar en profundidad y enseñándonos que se puede viajar sin ser ni el viajero ni el turista típico :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro de que te guste! 😍

      Eliminar
  2. Carla, estás hecha una viajera!:D Qué pasada! Me gustan estos post, porque permites que los que no podemos viajar tanto, veamos un poquito más de mundo.
    Viajar, abre mucho la mente sin duda, y se aprenden tantas cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Dahlia, ¡se aprende un montón! :) Y cuanto más diferente el destino, mejor ^^
      Me alegro de que te gusten estos post. Son viajes que hice hace mucho y ni siquiera tenía una buena cámara. Creo que a todos nos cuesta ver lo que hacemos cuando vemos que otros hacen más. Por eso me gusta la idea de compartir una experiencia pero con otros ojos.
      Un besote, Dahlia. Espero que estés mejor :)

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo en eso! Cuanto más diferente es el destino cada vez que se viaja, es mucho más placentero! Aprendes diferentes costumbres,diferente comida(lo mejor,desde mi punto de vista,jaja), y eso te convierte en una persona con diferentes ideas y valores.
      Tengo curiosidad..cual es tu país favorito? Creo recordar que hace tiempo mencionaste París,así que supongo que Francia te gusta mucho!

      Pd: Ando algo mejor,aunque me quedan algunas semanas para estar del todo bien! Gracias por preguntar, te mando besitos! ^^

      Eliminar
    3. ¡Exactamente, Dahlia! A eso me refiero.
      Creo recordar que nos dijiste que estabas en el extranjero tú también, ¿nos cuentas dónde? :)

      Es cierto que siempre tengo París presente como parte de mí, pues lo considero el origen de quien soy actualmente. Viví allí con 20 años, mi primera experiencia totalmente sola en un país diferente y en una lengua diferente. Años después conocí allí a Tiantian, que después acabó siendo mi marido, así que imagínate lo que es París para mí. Tengo familia y amigos repartidos por Francia, lo que lo hace aún más especial. Pero creo que encontré mi hogar en Escocia. Me ha marcado mucho y, hasta el momento, es mi favorito ^^ ¡Aunque quedan muchos por visitar!

      ¡Seguro que esas semanitas que te quedan de recuperación se pasan volando! ;) ¡Muaaa!

      Eliminar
    4. Es que Escocia debe ser precioso..me gustaría tanto visitarlo algún día..! Qué suerte! ^^
      Yo vivo en Suecia, más concretamente en Helsingborg. Es una ciudad al sur del país,y muyy cerquita de Dinamarca! Llevo aquí dos añitos y pico ya :D

      Muaks!!

      Eliminar
    5. :0 Suecia? Debe ser increíble! Tiantian y yo estuvimos en Noruega hace unos años, pero tenemos Suecia pendiente aún! :D Debe ser precioso!
      Besotes!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Los Sims 4 - De una a tres dimensiones

Tips para viajar a París

1 Second Everyday - Julio 2017

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Un linaje exitoso