¡Deja de buscar trabajo! ¡El paro es un estado de ánimo!

Te has quedado en el paro. Sí, sin trabajo, sin ocupación, sin tu día a día. Las tareas que has hecho diariamente durante tanto tiempo se han acabado y, con ellas, tus ingresos. Tienes un montón de tiempo libre, sí, pero ¿qué haces con él? Llegará un momento en que habrás agotado tus ahorros y seguirás teniendo gastos. Vas a tener que hacer algo pronto si no quieres verte en una situación desagradable (¡siento el mal rollito, pero ahora te compenso con mucha energía y positividad!).


Voy a compartir contigo estas opciones que se salen del concepto convencional de "buscar trabajo":

1. Crea tu propia empresa

No son pocas las ideas que se nos vienen a la cabeza para montar un negocio. Pero, como a la mayoría de nosotros, nos falta dinero para abarcar todos los gastos que supone nuestro proyecto. 

Para eso existen las empresas low cost. Son proyectos que se pueden empezar con muy poca inversión inicial y tienen un crecimiento lento pero efectivo si les dedicas tu esfuerzo. 

Crear una tienda online, una web de servicios o un puestecito en un mercado son opciones que sólo requieren tu trabajo y esfuerzo, con muy poquito dinero a invertir. Con Wix puedes crear tu página web de manera gratuita, por ejemplo, aunque también tienes la opción, si se trata de productos handmade, de abrir una tienda en DaWanda o Etsy. De esta manera, serás tu propio jefe sin tener que montar toda una empresa, con papeleos varios y dolores de cabeza. Tú creas algo, le haces unas fotos y lo pones a la venta. Fácil, ¿verdad?


Y si tienes algunos ahorros más y quieres intentar algo un poco más grande, también puedes buscar una franquicia. En franquiciaslowcost.es puedes ver algunas. La franquicia te permite tener un negocio real, físico u online, pero sin tener que devanarte los sesos para comenzarlo. 

2. Viaja

Muchas personas ven los viajes como una manera de pasar las vacaciones antes de volver al día a día, pero ¿cómo sería que viajar fuera tu vida? 

Cuando nos vemos en una situación en la que no tenemos ingresos, no sabemos cómo pagaremos nuestro piso, las facturas o si podremos encontrar trabajo pronto, nos desesperamos y no somos capaces de verlo como una oportunidad. Puede que esa sea la oportunidad para aprender algo nuevo, para cambiar de aires, para vivir fuera de nuestra burbuja. 


Salir de nuestra zona de confort nos hace aprender de cada pequeña experiencia. Un idioma nuevo, una cultura diferente o cómo cambiar tu dinero a florines húngaros será todo un reto durante un tiempo, hasta que te acostumbres a ser un viajero. 

Y me diréis: "Muy bien, Carla, pero ¿de dónde sacamos el dinero para viajar?". Por supuesto, os daré la razón, pues ese ha sido también mi impedimento para más de un viaje. 

Se trata de darle la vuelta al concepto: ¿Y si me pagaran o cubrieran mis gastos durante el viaje? 

Sí, es posible recibir dinero o comodidades a cambio de tu trabajo mientras viajas. Mochileros TV nos explica en este post cómo funciona HelpX, una manera de contactar con gente de todo el mundo que busca ayuda y ofrece a cambio comodidades como comida o alojamiento. También puedes ir de aventurero total y hacer caso a estos consejos de Inteligencia Viajera.

Viajar te permitirá descubrir lugares nuevos, personas increíbles y aprender en el camino. Y lo mejor es que mientras continúas buscando la manera de ganarte la vida, puede que encuentres la manera de ser feliz.

Trabajar en un país diferente es una de tus mejores opciones para tener ingresos sin gastar demasiado. Si encuentras un trabajo que te ofrezca, además del sueldo, alojamiento y comida (aunque sea una al día) conseguirás no tocar demasiado esos ingresos y ahorrar mucho dinero en poco tiempo. En nuestro trabajo en Achiltibuie, no teníamos nada alrededor, era una zona rural muy alejada de la civilización (nuestro entorno eran ovejas y una carretera de un carril, imagine!), así que no gastábamos mucho dinero en lo que lo gastaríamos habitualmente si hubiéramos estado en una ciudad o un pueblo más grande. Una tarde en el cine, la entrada a un museo o el transporte para ir al trabajo no eran opciones para nosotros, así que ahorrar era natural.


Nosotros somos ya habituales en la búsqueda de trabajo en el extranjero y nuestra primera búsqueda siempre es con Anywork Anywhere. Si entendéis un poquito de inglés, habréis visto que se trata de trabajar en cualquier lugar del mundo haciendo cualquier trabajo. Ahora mismo nos encontramos haciendo housesitting en Grecia. ¿Qué es housesitting? ¡Buena pregunta! Se trata de cuidar de una casa y los animales o las plantas que viven en ella mientras el dueño está en otro lugar. Nuestra host está en Reino Unido con su familia durante el verano, no puede alquilar su casa aquí porque tiene dos perros y la casa necesita un mantenimiento continuo al encontrarse en una zona alejada de la ciudad (e incluso de los pueblos cercanos), así que contacta con personas que quieran vivir en su casa de manera gratuita durante ese tiempo que no estará y se asegura de que sus perros y su hogar estén en perfectas condiciones a su vuelta. A cambio, nosotros tenemos un lugar donde vivir esos meses y descubrimos un lugar nuevo, aprendemos algo de griego y disfrutamos de unas vacaciones low cost. Nosotros lo hicimos mediante Mind my house y lo recomendamos muchísimo (en cuanto nos apuntamos, contactamos con 3 personas y todas respondieron, sólo tuvimos que escoger), pero hay otras páginas donde podéis encontrarlo.  

3. Vuelve a estudiar

Caso práctico:  
Estudiaste hace 12 años algo que no te motivaba demasiado pero que parecía tener buena salida. Llevas 10 años trabajando en algo que no te gusta especialmente, pero que te da un sueldo que es suficiente para la vida que tienes. Comienza a haber problemas en tu empresa y, sea cual sea el motivo, acabas sin trabajo y con pocos ahorros, pues tu sueldo no te permitía ahorrar demasiado.
Comienzas a buscar trabajo en una web del tipo Infojobs. Tienes que introducir una palabra clave o un sector al que quieras dedicarte, así que piensas "¿qué hago? He trabajado toda mi vida de esto, que es lo que estudié, pero ¿quiero seguir haciéndolo?". Finalmente decides que no quieres continuar en esto y te ves obligado a escoger trabajos en los que no se requiera tener una formación o una experiencia relacionada. Las opciones son reducidas y, seguramente, estén mal pagadas o te ofrezcan un contrato inestable.
Aún así, estás dispuesto a hacer un trabajo diferente, una actividad nueva que te permita aprender y desarrollar una nueva habilidad. Lo más seguro es que tengas acceso a ofertas de hostelería, venta directa, captación de clientes o algo similar. Y entonces, cuando vas a inscribirte en la oferta, te das cuenta de que hay otras 537 personas inscritas y el anuncio sólo lleva publicado unas horas. 
¿Qué tienes tú para ofrecer que destaque sobre esas otras personas? ¿Qué va a hacer que te escojan a ti y no a cualquier otro? 

Tiantian y yo nos hemos visto en este punto muchas veces. De hecho, mientras escribo esta entrada, tratamos de decidir cómo vamos a afrontar el hecho de que en unos días terminará nuestra aventura griega y no sabemos qué hacer después. 

Es por esto que volver a estudiar es una decisión muy atractiva. Mejorar nuestra formación para facilitar nuestro acceso a puestos de trabajo más afines a nuestros gustos, la posibilidad de encontrar un mejor trabajo tras los estudios (incluso la posible incorporación inmediata a la empresa tras las prácticas, si es que el curso elegido las tiene) o el aprendizaje de algo que realmente te gusta y que nunca has tenido la oportunidad de estudiar, son puntos a tener en cuenta cuando estás planteándote volver a los estudios. 

En mi caso, puedo deciros que estudié hostelería, que ya en aquel momento no me emocionaba demasiado pero tenía muchísima salida. ¡Y tanto que la tenía! Me he pasado los últimos 10 años, con un par de excepciones de trabajos temporales muy breves, trabajando en hostelería. He sido camarera, ayudante de cocina, gobernanta, dependienta en tiendas de comida para llevar, friegaplatos, camarera de pisos, extra para bodas, bautizos, comuniones y todo tipo de actos, he trabajado en panaderías, cafeterías, hoteles, restaurantes de lujo, bares de polígono, cervecerías y en comedores de hospitales. Y ¿sabéis qué? En ninguno de ellos, exceptuando el último como gobernanta en un hotel de lujo en Escocia (¡3 temporadas!), he estado más de 8 meses. De hecho, la gran mayoría de ellos fueron trabajos de menos de un mes y de jornadas parciales (supuestas jornadas parciales, aunque te pidieran hacer otras muchas horas extras y te las pagaran aparte) que no me dan opción siquiera a pedir una prestación por desempleo. Contratos de prácticas, temporales, por obra, de sustitución... ¡hasta contratos fijos que resultaron no ser tan fijos! 

Pero ¿qué es lo que realmente me gustaría ser? Desde niña, siempre he querido ser guía turístico, trabajar en un museo o hablar varios idiomas. ¡O las tres cosas a la vez! Y ahora, con 27 años me vuelvo a preguntar qué quiero ser y mi respuesta es la misma, lo que me lleva a la idea de que volver a estudiar puede ser la mejor opción. 

No tengo formación universitaria y en su momento no acabé el bachillerato. Podría hacer las pruebas para mayores de 25 años para entrar a la carrera de Turismo directamente, pero lo cierto es que no me atrae la idea de prepararme para unas pruebas que me conducirán a cuatro años de estudios en los que deba buscar cómo vivir mientras me preocupo por sacar las mejores notas posibles. Así que, en mi situación, creo que lo mejor es un curso alternativo, más corto y que me permita hacer prácticas en mi ciudad. Contacté con Esatur y estoy haciendo los trámites para inscribirme en su curso de Auxiliar Turístico

Tomar esta decisión me ha costado mucho, pues debo renunciar a algunas de mis comodidades para poder permitirme hacer este curso, pero todo en la vida requiere un esfuerzo y creo tener la fuerza suficiente para dar este paso, aunque este paso signifique volver a una relación a distancia.

¡Menuda os he soltado! ¡Cómo me enrollo! Pero los consejos y opiniones que podamos tener sobre este tema, tanto vosotros como yo, pueden ser muy constructivos y valiosos para una persona que se encuentra en una situación en la que debe decidir qué hacer con su vida, así que os agradecería que compartierais esta información y comentarais con vuestra experiencia. Además, ¡nos encanta leer vuestros comentarios! ¿Qué estudiarías tú si tuvieras esta oportunidad? ¿Se te ocurre algo más que puedas hacer cuando te quedas sin trabajo? ¡No os cortéis y contadnos! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

1 Second Everyday - Noviembre 2017

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Los Sims 4 - De una a tres dimensiones

Los Sims 4 - Legacy Challenge - El primer mes

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Un linaje exitoso