Leche vegetal en sólo 3 pasos

¿Os habéis fijado en el precio de la leche vegetal en el supermercado? ¿Habéis visto qué cantidad de aditivos tienen las más económicas? Se supone que cuando intentas llevar una dieta saludable, también quieres quitar de tu alimentación esos elementos que no sabemos ni qué son y que vienen escritos en los envases de nuestra comida. Pero, ¿cómo lo hacemos si al optar por la opción sana sigue sin ser natural? ¡Pues haciéndolo nosotros mismos en casa! 

Sólo hacen falta 3 pasos muy sencillos para hacer leche vegetal. Son tan sencillos que se pueden resumir en 3 palabras y después sólo tendremos que cambiar las cantidades de cada ingrediente.


1. Remojar

Una vez escogido nuestro elemento principal (avena, almendras, sésamo, quinoa...), lo dejamos remojar toda la noche en agua, sin importar las cantidades, pues la cambiaremos antes de terminar la receta.

2. Licuar

Por la mañana, tiraos el agua que hemos utilizado para el remojo y la cambiamos por la cantidad correcta de agua nueva. Más abajo os explico las proporciones para cada ingrediente.

Una vez cambiada el agua, licuamos hasta conseguir una pasta homogénea.

3. Colar

Finalmente, colamos con un colador de malla fina o de tela (si no tenéis uno adecuado, utilizad uno normal cubierto con un paño de algodón o gasas) y el líquido obtenido será nuestra leche vegetal.  


Fácil, ¿verdad? Pues ahora sólo te falta saber qué cantidades de cada ingrediente utilizar:

Normalmente, para casi todo tipo de semilla usamos un ratio de 3 partes de líquido por una de semillas. Esto funcionaría perfectamente con el sésamo, el amaranto, la quinoa, las semillas de calabaza o de girasol... y también con los frutos secos. En cambio para utilizar avena, por ejemplo, cambiaremos la cantidad de agua a 1 litro para unos 150g de copos de avena. Personalmente, no recomiendo hacer en casa la leche de arroz, pues el almidón crudo puede no sentar bien a algunos estómagos, pero no dudéis en buscar más información si de verdad queréis aprender a hacerla también.

También puedes mezclar diferentes semillas para conseguir el sabor que más te guste o unir las propiedades que cada una ofrece. Si su sabor no te parece suficientemente dulce, puedes agregar sirope de ágave, jarabe de arce, miel o cualquier otro endulzante natural para intensificar el sabor. 

La leche vegetal, además de estar riquísima, es muy saludable y nos aporta una gran cantidad y variedad de nutrientes que nuestro cuerpo necesita a diario. 

¿Os animáis a hacer vuestra propia leche? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Meal prep 2

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Los Sims 4 - De una a tres dimensiones

Comida sana para toda la semana - Meal prep 1

1 Second Everyday - Septiembre 2017