Descubriendo(me) el mundo - Vol.4

Bienvenidos a la cuarta edición de Descubriendo(me) el mundo y muchas gracias por leer esta serie de posts en la que os cuento mis experiencias viajeras mediante fotos tomadas por otros viajeros. 

En el tercer capítulo os conté mi viaje junto a Tiantian por Noruega y Polonia. Ese viaje no terminó en Varsovia, aunque yo corté la historia en ese punto, sino en Barcelona. Pero antes de llegar a la ciudad catalana, pasamos por un par de lugares más. ¿Nos acompañáis en el viaje? 

Una deliciosa mezcla para los sentidos

Marsella es una ciudad de contrastes: las calles llenas de gente y la tranquilidad de sus parques, el puerto y la montaña, el árabe que escuchas en las calles y la música francesa que tocan los músicos callejeros... El pasado, el presente y el futuro están representados por igual en esta preciosa ciudad costera. 


Pasear por su puerto, observando en lo alto la Basílica de Notre-Dame de la Garde al atardecer, con su imagen dorada sobre sobre la montaña reflejando la misma luz anaranjada que el mar, puede sorprenderte tan gratamente como caminar a lo largo de su antigua muralla hasta encontrar los edificios más futuristas que puedas imaginar.


El MuCEM (Museo de las Civilizaciones Europeas y Mediterráneas) es un gran ejemplo de la modernidad y la innovación que se encuentra en la arquitectura de Marsella y he de decir que, aunque yo no soy muy afín a este tipo de edificios y me sorprenden más las ruinas y antiguallas, este en concreto me sorprendió gratamente. Al leer el nombre en el mapa, pensé que nos encontraríamos un museo tradicional, un edificio más bien antiguo con un montón de historia. ¡Pero no me quejo! El MuCEM encaja a la perfección en esta, como ya he dicho, ciudad de contrastes. 

La Roma francesa

Tras unos días en Marsella, viajamos a Nîmes. Tengo la grandísima suerte de contar con familiares que residen en la magnífica ciudad romana, así que la visita fue magnífica en todos los sentidos, tanto por el reencuentro familiar como por lo que me sorprendió la ciudad. Ya había estado anteriormente con mi familia, pero en esta ocasión, con Tiantian de mi mano, pudimos recorrerla por completo, disfrutando de cada paso. 


Además de visitar sus arenas, no puedes perderte la Maison Carrée y los Jardins de la Fontaine. Si no tienes mucho tiempo, cualquier paseo por la ciudad, tomando un café en cualquier rinconcito, es un encanto. No es demasiado grande, así que puedes recorrerla a pie sin problemas. 

Una nueva experiencia

Algún tiempo después de nuestra ruta noruego-polaco-francesa, la vida nos dio una buena vuelta, conduciéndonos a Escocia. En el blog habréis visto ya alguna que otra referencia a este tema, pero para los nuevos: Tiantian y yo hemos trabajado durante tres temporadas de verano en un hotel en las Scottish Highlands, en plena naturaleza, cerquita del fin del mundo. 

El camino habitual de cada temporada, nos llevaba por Glasgow y, aunque no teníamos mucho tiempo para disfrutar de la más grande ciudad escocesa, un par de paseos pudimos darnos. 


A mi parecer, Glasgow es una de las ciudades que más me han gustado de noche. La divertida y original manera de iluminar sus calles y plazas me llamó la atención desde nuestra primera noche allí. 

Atrapada en el tiempo

Como si de Outlander se tratase (de manera muy acertada debido a su localización), Inverness parece haberse quedado atrapada en el tiempo. No resulta demasiado complicado imaginar cómo era la vida en la capital de las Highlands hace unas décadas (¡o unos siglos!), pues se mantiene fiel a su historia y estilo propio. Tartanes, adoquines, gaitas y campanarios de puntas infinitas hacia el cielo muestran el espíritu escocés más tradicional en una pequeña ciudad de paso hacia las más profundas Tierras Altas. 


Sin embargo, Inverness fue, durante los años que vivimos en Escocia, nuestro punto de unión con la civilización, nuestro encuentro con la vida real, nuestro día normal entre los días extraños en medio de la nada. Y aunque la tengamos bastante vista y haya sido habitual nuestro paso por ella, una cosa es segura: ¡volveremos!

¿Habéis visitado alguna de estas ciudades? ¿Qué pensáis sobre ellas? ¡Nos encantaría conocer vuestra experiencia viajera! 

Aquí podéis ver el resto de posts de esta serie de viajes si os apetece saber un poco más. En el texto de este post encontraréis enlaces para ampliar la información que os interese. Haced click en las palabras naranjas para saber más. Si lo hacéis sobre las imágenes, os llevarán a la fuente también. 

¡Gracias por acompañarme en este gran viaje! ¡Pronto os contaré un poco más! ^^ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Sábados cinéfilos X

Un Punto Azul Pálido

Tips para viajar a París

Risas entre lo cutre y lo genial