Postcrossing


¿A quién no le gustaría tener un pedacito de San Petersburgo, Nueva Delhi, Buenos Aires, Ljubljana o Chicago en casa? ¿Quién no disfrutaría intercambiando algunas frases e incluso hacer amistad con cualquier habitante de Toulouse, El Cairo, Shangai o Sidney? Si además de todo esto eres de esa especie en extinción que aún mira el buzón de casa a diario con algo de ilusión, estamos seguros de que Postcrossing será tu nueva diversión.

Postcrossing es una iniciativa creada en 2005 por el joven portugués Paulo Magalhâes que busca conectar a personas de absolutamente cualquier lugar de nuestro planeta a través de postales. Sí, una simple postal. Una postal escrita por la mano de cualquier persona de cualquier sexo de cualquier país de cualquier continente y cualquier raza, creencia o estilo de vida puede llegar a tu buzón. ¿La única condición? Pues que tú hagas lo mismo. ¿Cómo? Te lo explicamos: 

Entrando en la divertida y colorida web www.postcrossing.com recibirás un saludo en cualquier idioma del mundo y, a partir de ahí, sólo unos datos básicos para registrarte te separarán de enviar y/o recibir tu primera postal. La mecánica es muy simple: En cuanto pides enviar una postal, el sistema de la web te da el nombre y la dirección de una persona cualquiera de las cientos de miles registradas a la que debes enviar tu tarjeta a la vez que, automáticamente, en otro punto del planeta, alguien está recibiendo la tuya para enviarte su postal.


Postcrossing suma adeptos a una velocidad endiablada, y es que es una idea que agrupa desde amantes de la fotografía y el arte a coleccionistas, curiosos y, sobre todo, gente muy sana, saludable y sin prejuicios que disfruta y vive con la ilusión tanto de escribir como de recibir, la mañana menos pensada, una bonita postal con sus sellos y el saludo en palabras manuscritas de otro habitante de la Tierra. 

Actualmente, el servicio de Postcrossing cuenta con más de medio millón de usuarios de más de 200 países con un tráfico de (y va en serio) 1.500 postales por hora, así que ¡es hora de ponerse a escribir!

Antes de enviar tu postal leerás una pequeña descripción del usuario que va a recibirla, así podrás comprobar sus gustos, lo que hace a diario y algunas pistas más para que no tengas que improvisar sobre qué escribirle. Así, verás personas que te pedirán que les escribas alguna frase en tu idioma o que les digas la temperatura y el clima que tienes en el momento de escribir tu postal. En toda postal escribirás un pequeño código numérico que el receptor de tu postal usará para registrarla en la web, pudiendo escanearla para conformar un muro de postales con todas las que vayas recibiendo. Existen muros que parecen verdaderas exposiciones, ya que son comunes los usuarios que superan los centenares e incluso miles de postales enviadas y recibidas gracias a una web que funciona de una manera tan eficaz que no se crea nunca descompensación entre las postales que envías y las que recibes, además de todo tipo de seguimiento, de curiosas estadísticas y de datos sobre tus envíos y recibos que la hacen aún más amena y entretenida.


¿Te animas? Te aseguramos que la sensación de recibir un trocito de cartulina que se ha recorrido el mundo gracias a alguien que ha estado pensando en ti y dedicándote un ratito de su tiempo (durante un día nevado en Finlandia o una sofocante noche en Tailandia) es comparable a muy poquitas cosas. Al menos entre tanto whatsapp, email o impersonales comentarios en muros.
Anímate, ¡haz que tu cartero piense que eres la persona más popular del mundo!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Sábados cinéfilos X

Un Punto Azul Pálido

Tips para viajar a París

Estampas de Los Santos